Pídenos cita online o por teléfono

¿Por qué hacer una terapia en tiempos de crisis?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 

 

 

 

Estamos viviendo una crisis a nivel personal, nacional y mundial a todos los niveles. Muchos lo están pasando mal y no saben si pedir ayuda o no hacerlo.

¿Porqué pagar ayuda profesional de alta calidad habiendo medicación gratis a través de la seguridad social, o atención breve con algunas compañías de seguros?

A día de hoy sabemos con todos los avances de la neuropsicología, que muchas veces, cuando vivimos situaciones estresantes sostenidas en el tiempo, no es durante las experiencias que realmente aparece la sintomatología más aguda, sino después de que “el peligro” pase. Mientras nuestro organismo está en modo supervivencia, nuestra capacidad de sentir el malestar está muy disminuida. Por eso, muchas personas viven sensaciones de irrealidad, o de estar como en un sueño cuando han tenido experiencias de vida desbordantes.

A lo largo de nuestras vidas, todos, en mayor o menor grado, hemos vivido experiencias desbordantes que nuestro organismo no ha podido metabolizar o procesar a los tres niveles de la materia. Estos tres niveles a los que nos referimos son, el biológico (emocional), el físico, y el psíquico (espiritual). Si por edad (somos muy pequeños), porque dura mucho en el tiempo, porque nos produjo un exceso de malestar, porque nadie nos apoyó, etc, no hemos conseguido digerir algunas de nuestras experiencias a los 3 niveles, dicha energía sigue circulando por nuestro organismo hasta que la consigamos procesar o metabolizar, y es en momentos de nuevas crisis o “amenazas”, que toda esa energía que se quedó sin procesar, se vuelve a activar produciendo algún tipo de malestar físico (enfermedad), psíquico, o emocional.

Es importante por tanto, que cada vez que vivimos una situación difícil, podamos metabolizarla a los 3 niveles, sino, se quedará en alguna parte, y podemos desarrollar en un futuro, síntomas físicos, psíquicos o emocionales.

Nuestro organismo funciona de la siguiente manera:

Ante cualquier situación de “AMENAZA”, como la que estamos sufriendo todos este año, es normal tener diferentes reacciones (respuestas mamíferas):

-Llanto                                 -Sumisión, impotencia                                 -Hipervigilancia

-Lucha                                  -Congelación

-Huída                                  -Colapso o paralización

El miedo es una emoción primaria que nos ayuda a la supervivencia, si no lo sintiéramos no nos podríamos poner a salvo. Un mínimo lo necesitamos para cumplir las normas que nos imponen ahora para frenar la pandemia (funcional), en exceso sin embargo, si se acumula, nos desorganiza y pueden aparecer agresividad, comportamientos poco solidarios, huida, etc.

Es posible, que si echamos la vista atrás, a lo largo de estos meses, nos hayamos desorganizado todos en algún momento, ya sea por lo que hemos vivido, oído, las consecuencias laborales de la pandemia o cualquier otra razón. Lo importante es no acumular miedo, ni preocupaciones o duelos, y no desorganizarnos, y ahí es donde pedir ayuda de calidad es importante. No llegar a consolidar los recuerdos difíciles en la memoria a largo plazo, o echar al inconsciente las emociones, sensaciones o preocupaciones que no nos agradan, dado que como decía JUNG “Todo lo que no vuelve a la conciencia, vuelve en forma de destino”.

En psico-salud sabemos que es importante trabajar a los tres niveles, por eso, dedicamos mucho tiempo a formarnos en terapias de última generación, capaces de llegar a estos tres niveles.

Algunos pacientes, vienen tras años de terapia, y han resuelto gran parte de los problemas, pero no a los 3 niveles, es por ello que años después, a veces, aún no los han resuelto del todo.

¿Qué tiene de bueno, por tanto, una terapia de calidad?:

-Nos ayuda a aumentar nuestro nivel de conciencia, lo cual resulta muy beneficioso para nosotros y para los que nos rodean.

-Mejora la calidad de nuestras relaciones sociales. Como muchos estudios han mostrado, sabemos que somos animales sociales y que tener relaciones sanas, aumenta nuestra longevidad y calidad de vida.

-Las personas que dedican más tiempo a cuidarse psicológicamente, mejoran su salud notablemente. Al ser el cerebro y el cuerpo dos entes inseparables, ambos están en constante interacción.

-Hacer una buena terapia, nos ayuda a resolver heridas pasadas que interfieren en nuestro funcionamiento, la mayoría de las veces a un nivel totalmente inconsciente.

-Tras una buena terapia, aumenta nuestra flexibilidad, eficiencia mental y creatividad. Todas muy importantes para desenvolvernos en este complejo mundo en el que vivimos.

-Desarrollamos una mayor resiliencia ante los problemas.

En otras palabras, seremos mejores, más felices y aprenderemos nuevas formas de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.

Puedes contactarme en alinehombravella@psico-salud.es o en el 607 359 828

 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Dejar un comentario

Abrir en WhatsApp