Pídenos cita online o por teléfono

No quiero compartir mis lápices contigo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 

ninas-compartir-juguetes

“Hijo, hay que compartir”, “Déjale un rato tu juguete, que no pasa nada”, “No seas malo y déjale la pelota”… son frases que casi todos hemos escuchado decir alguna vez (o muchas) a los adultos cuando hablan a los niños.

Ante estas frases me planteo varias reflexiones:

  • Tú, que ya eres adulto ¿Le dejas tus cosas de valor a un desconocido? ¿Y a alguien que conoces poco? ¿A un amigo? ¿Y a tus hermanos? Imagínate prestando tu móvil un rato, tu bolso, tu cartera, tu televisión, tu coche, tu ordenador, tu ropa favorita, dinero, etc… ¿Cómo te sientes? ¿Se lo dejarías encantado a otra persona o te lo pensarías? ¿O, quizás no quieras dejárselo a según quién?
  • “Hay que compartir” –> ¿Es una obligación?
  • “No pasa nada” –> Tal vez, a mí, que soy el que va a prestar esas cosas importantes para mí, sí que me pasa. A tí no te pasa porque no eres el que estás compartiendo tus cosas favoritas.
  • “No seas malo” –> soy mala persona porque no quiero compartir algo concreto en un momento determinado es un juicio de valor, o sea, algo que otra persona piensa sobre mí, lo cual no significa que sea cierto. La realidad, el hecho objetivo, es que no quiero compartir algo concreto en un determinado momento.

A lo mejor no quiero compartir mis lápices contigo porque no me gustas, no me caes bien, invades mi espacio o estoy pintando algo que me parece estupendo y estoy muy concentrado en mi momento. O son las pinturas que me ha regalado la abuela y me encantan y me da miedo que me las rompas, o infinidad de motivos.

Seguro Imagen relacionadaque, como niño, quiero sentirme libre para ejercer cierto control sobre aspectos de mi vida como mi juego y mis juguetes y quiero sentir que tengo control sobre algo de lo que hago y saber que se respetan mis emociones. A lo mejor, en ese momento no quiero y al rato, de forma espontánea sí quiero compartir.

Así que, no me obligues a dejarle algo valioso para mi a alguien cuando no quiero, porque me siento contrariado, triste, enfadado y no sé por qué tengo que dejárselo y sonreír sin querer y eso significa ser bueno.

Es muy raro que ser bueno sea hacer algo con lo que no me siento a gusto. Pero veo en tu cara y en tus palabras que te gusta y sonríes y a mí eso me confunde.

Resultado de imagen de comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn

Dejar un comentario

Abrir en WhatsApp