Pídenos cita online o por teléfono

¿Cómo debería ser la comunicación a los pacientes con cáncer?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En primer lugar hay que aclarar que no es un profesional de la psicología quien debe informar a una persona de que tiene cáncer, sino un médico, un oncólogo. El psicólogo puede acompañar al paciente en el momento de esa comunicación. Su apoyo puede ser fundamental en la gestión de la información y puede ser muy útil para paliar los disparadores del estrés. El psicólogo debe procurar que el paciente entienda de un modo realista la información que acaba de recibir y ponerse a su disposición respetando sus tiempos de asimilación para conseguir la máxima empatía. Los psicólogos sabemos que tenemos que preguntar antes de hablar, que no es momento de sermones sino de ayudar al paciente a identificar sus emociones. Tenemos que construir rápidamente un mapa emocional del paciente para saber cómo está y hasta dónde puede gestionar su ansiedad. Esa labor incluye desde buscar el lugar donde se puede hablar sin interrupciones, hasta elegir el mejor momento para hacerlo y poder transmitir al paciente toda nuestra atención. Tenemos que explorar temores e identificar miedos, siempre respetando el ritmo del paciente. Es importante contar siempre con el paciente. Preguntar ¿Qué te preocupa?, identificar emociones, ayudarle a planificar el futuro.

Qué cambios se han producido en este campo 

En los últimos años se ha hablado mucho y se han realizado importantes investigaciones en torno a la mejora del protocolo general de comunicación de noticias impactantes como la muerte de un paciente o una enfermedad importante. En el ámbito médico es cada vez más frecuente poner a disposición de las personas que se encuentran en esta situación la figura de un psicólogo especialista en este campo.

Se debe comunicar igual al paciente que a sus familiares

 Es importante aclarar que la comunicación a familiares tiene que atenerse a unas normas de sentido común y confidencialidad. Repito que no es el psicólogo quien tiene que dar la noticia sino el médico especialista. También hay que tener en cuenta que a veces el entorno familiar del paciente tiene menos herramientas emocionales que el propio paciente y hay que guiar el apoyo basándose en las capacidades propias de cada persona. Tanto el paciente como un familiar pueden responder a esta situación con llanto, negación, tristeza, culpa, ansiedad, miedo, disociación o rabia y es responsabilidad del profesional ayudar a que el paciente integre adecuadamente cada una de estas emociones.

 ¿En que pilares se debería basar esta comunicación?

 Las coordenadas para apoyar a los familiares son similares a las del apoyo al enfermo. Toda intervención tiene que estar sujeta a unas claves ineludibles de sinceridad, honestidad, claridad y sencillez, facilitando siempre el diálogo de forma fluida, sensible y empática.  

 ¿Qué palabras no deberían usarse y cuáles por el contrario si?

 No hay palabras prohibidas pero si recomendaciones claras que ayudan al paciente a afrontar su enfermedad. Es preferible no hablar con frases ni expresiones hechas como “batalla” o “lucha” y es aconsejable hablar de la enfermedad en términos de proceso para facilitar al paciente el afrontamiento de la carga negativa. Es importante objetivar el diagnóstico y facilitar toda la información necesaria para anticipar las fases por las que va a pasar. Hay que establecer un canal de comunicación seguro, fluido, natural y poniendo siempre al paciente, sus necesidades, sus carencias y sus emociones, en el centro del enfoque terapéutico.

 Se debe hablar de cáncer igual a hombre que a mujeres

La función de un psicólogo que apoya a un paciente que acaba de ser diagnosticado de cáncer es exactamente la misma independientemente de que el paciente sea hombre o mujer. La reacción del paciente y el acompañamiento en la puesta en marcha de sus propias herramientas de afrontamiento guiarán la función del psicólogo. No hay un protocolo diferente sino formas de afrontamiento diferentes y la función del psicólogo es procurar el máximo apoyo terapéutico al enfermo. 

 Y cómo es en el caso de menores o adolescentes

 En el caso de los menores y los adolescentes hay que tener en cuenta de que sus herramientas emocionales se están formando y es más importante identificar correctamente el nivel de su madurez emocional para adaptar la información y la propuesta terapéutica a su realidad.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Dejar un comentario

Abrir en WhatsApp